Bellezas
Chicas 18+
Mujercitas
Mujeres 25+
Quiero papi
Estudiantes
Maduras 40+
Amas de casa
Abuelas
Viejas
Sexo 30 Seg.
Corridas
Numero rapido
Mamadas
Masturbaciones
Anal
Transexuales
Gay
Lesbianas
Chicas bisex
Negras
Asiaticas
1001 noche
Rusas
Modelos
Guarras
Enfermera
Sauna
Playa
Strip
Doctor
Maestra
Embarazada
Peludas
Tetonas
Gordas
Chocho caliente
Hardcore
Pechugona
A la española
Gemito
Rasuradas
Secretos
Chica gim
Ligueros
Amateur
Contactos Gay
Flirteo
Infieles
Domina
Fetiches
Meadas
Sadomaso
Bizarro
Culo roto
Latex
Extremo
Fisting
Esclava
Ninfomanas
Lenceria
La Vecina
Orgias
Vouyeur
Servicio completo
Contactos Madrid
Contactos Barcelona
Contactos Valencia
Contactos Malaga
Contactos Murcia
Contactos Zaragoza
Contactos Sevilla
Contactos Canarias
Contactos Bilbao
*Servicios prestados Sinergyne Global Communications SL, Apartado de correos 167, 17001 Girona. Le informamos que el precio máximo de la llamada es de 1.21 euros minuto desde red fija y de 1.57 euros minuto desde red movil, impuestos incluidos. Servicio para mayores de 18 años.
Asesorias felices II

De cómo se complementan los negocios.

Acababa de regresar de compras con Marieta y, como siempre, me acerco a mi PC para ver si tengo correos, La alarma de mensajes estaba en pantalla anunciándome que tenía cinco correos. Esperé algunos minutos mientras arreglaba lo comprado y conversaba con Marieta y nuestro Junior. Habíamos decidido con Daniel que ya no tendría ella hijos y que nos dedicaríamos de lleno a criar a Junior de la mejor manera. Los tiempos no estaban para más hijos pese a que “podíamos” tenerlos. Marieta luego de su embarazo se dedicó de lleno a criar al bebé y a hacer aeróbics para mantener esa figura hermosa que tanto nos hacía deleitar. La casa era grande con jardines alrededor, teníamos cuatro dormitorios para huéspedes además de uno enorme para nosotros tres y otro pequeño para Junior. Una piscina bajo techo, que era la que nos permitía mantenernos en forma así como un pequeño gimnasio.

Sin embargo lo que mas parecía encantar a quienes nos visitan era un vivero que mandé construir y que está ahora floreciente gracias al cuidado de algunos ingenieros. Las plantas en su mayoría fueron traídas de la selva del Perú y de Costa Rica. Algunos cientos de mariposas ya hicieron del vivero su casa dando la hermosura al ambiente. Cuando se ingresa la visión que se tiene es bellísima. Pareciera que nos internamos en una selva tupida por unos segundos, para que después se empiecen a ver plantas más bajas pero de singular belleza. Casi al final, y de aquí lo que les digo de nuestros visitantes, tenemos una piscina pequeña de unos cinco metros de diámetro que contribuye, mediante tecnología moderna, a darle la humedad necesaria a las plantas. Alrededor de la piscina tenemos unas banquetas para reposar y poder disfrutar de la tibieza de sus aguas. No quedan ahí las sorpresas....

Ya para nuestro deleite y, en parte, como medida de seguridad, mandamos construir una habitación grande cuya entrada se hace desde la piscina principal y aquella del vivero....pero sumergiéndose bajo las aguas. Ambas piscinas se conectan entre si por una serie de tubos iluminados y en su 90% llenos de agua. Dejamos un margen superior con oxigeno como medida de emergencia para aquellos que no pudieran bucear esos metros. Al llegar a la zona de la habitación la entrada se manifiesta como una puerta normal pero llena de agua. Al ingresar por ella uno observa hacia arriba las luces que la iluminan y unas escaleras dentro del agua que permite subir con facilidad.

Saben quien nos dio la idea de todo esto?...... Mauricio!- Lo recuerdan?....Nuestro querido Abuelo de 65 que viniera a visitarnos hace tres meses con ahora su pareja Conty (antes nuestra empleada en casa). Luego les narraré algo de ellos si me lo piden. La habitación tiene 10x10 mts2 y está acondicionada con todo le que normalmente necesitamos y solemos usar. Baño, dos duchas tipo sauna, jacuzzi pequeño, cama matrimonial una salita de estar y una cocina comedor pequeñísima. Cierto día llegó Daniel con la noticia de que había logrado uno de las más grandes asesorías hasta le fecha. La empresa era francesa y estaba a cargo de una ahora amiga nuestra, Michelle. Ella como gerente general de la empresa quiso apreciar in situ las medidas de seguridad informática de las que Daniel le hablaba y éste la invitó a nuestra casa para indicarle aquellas que ahí teníamos y enseñarle en nuestra biblioteca aquellas que le ofrecíamos. Michelle aceptó gustosa la invitación anunciando que iría acompañada de su secretaria y asistente, Estephanie, un día viernes a las 1500 horas. Sabia que Daniel era puntual en todo aspecto así que ese día llegó a la hora estipulada. El servicio de seguridad de la entrada principal las recibió y, mientras el vehiculo se trasladaba por los jardines exteriores cinco de nuestros perros los seguían ladrando. Al llegar a la puerta de acceso a la casa Daniel, Marieta y yo ya estábamos esperándolas. Marieta le dió las órdenes adecuadas a los perros y estos de inmediato obedecieron y, colocándose en fila, se acostaron en la acera con la cabeza en alto.... Como esperando que los inviten.... Michelle fue la primera en aparecer. Era una mujer de 40 años increíblemente bella. De 1.80 mts de altura aprox, cabello lacio castaño, ojos grises y almendrados piel blanca y tersa. Vestía un sastre muy elegante con pañoleta haciéndole juego. Su cuerpo parecía salir de la carroza de los dioses galos.... bellísima.

Estephanie era algo más pequeña, de cuerpo muy bien formado. Cabello negro algo ondulado. Tenía un vestido floreado azul elegantísimo. Lo que más se notó en ella fue su don de gentes. Nos cayó muy bien desde el principio. Cuando le hicimos notar esto a Michelle nos dijo que sabia de esa cualidad suya. Que era muy especial con ella y que fuera de empleada era una amiga muy especial para ella.

Mientras Daniel y yo conversábamos de aspectos técnicos de seguridad con Michelle, Marieta se dedicó de lleno a dialogar con Estephanie. Las conversaciones eran ambas dirigidas a lo mismo y de cuando en cuando intercambiábamos preguntas entre todos. Michelle quedó gratamente sorprendida con lo que veía y pensamos que en esos momentos ya había tomado su decisión final respecto del contrato. La hora no era para almorzar pero quisimos halagar a nuestros huéspedes con algo especial que había programado Marieta. Así que nos dirigimos a una de las salas para sentarnos y degustar de todo ello mientras que las conversaciones y la vista de los jardines se hacían cómplices de nuestro especial tour. Tome a Michelle del brazo y juntándola a mi caminamos hacia la piscina que estaba viendo.

"Sabes" le dije, "hay algunos aspectos de la seguridad que siempre deben de quedar para el final. Pero deseamos hacértelas conocer para que veas hasta que punto podría estar tu empresa y hogar seguros. Para ello te pido me acompañes a cambiarte de ropa pues lo que verás no está para esta que tenemos puesta."

Michelle siguió mis pasos hasta que llegamos a uno de los dormitorios de huéspedes donde le habíamos preparado ropas de baño a ambas. Daniel es muy exigente en estos detalles y sabe muy bien qué comprar. Así que, mientras yo ingresaba del brazo con Michelle, Marieta lo hacia con Estephanie.

"Debemos ponernos cómodas", dije. “Por favor ahí tienen unas ropas de baño para poder continuar con nuestro tour. Nosotras nos cambiaremos en el dormitorio de al lado y volvemos por ustedes", dije saliendo

Marieta se puso un dos piezas color rojo muy hermoso. Mi adorada era bellísima y con esa ropa se veía increíble. Yo me puse un dos piezas de seda color turquesa. Ambas nos cubrimos con unas batas de seda y salimos a ver a nuestras nuevas amigas. Al tocarles la puerta salieron sonriendo y preguntando que cómo supimos sus tallas. Señalamos a Daniel que en ese momento llegaba hacia nosotras con su ropa blanca.

"El fue el que hizo los cálculos que nos permitieron comprarlas. Me alegro les gusten. Se ven preciosas en ellas", dije haciendo un guiño a ambas. "Preciosas", dijo Daniel "no hay palabras para expresarlo"

Salimos hacia la piscina y Daniel empezó a explicar el proceso que queríamos hacer notar a nuestras huéspedes. Poco a poco iba introduciéndose en el agua bajando por las escaleras de un lado de la piscina ellas lo seguían interesadas en cada palabra mientras nosotras, Marieta y yo, nos tomamos de la mano y las seguimos a ellas. De cuando en cuando Estephanie nos observaba.

"Como van en buceo" preguntó Daniel.

"Pues bien. Pero no tengo tanta resistencia. Quizá un minuto. Aunque no me he puesto a verificar eso. Ya hace tiempo que no lo hago", respondió Michelle.

"Yo buceo un poco", dijo Estephanie.

"Entonces solo tienen que tomar aire y seguirme hasta ingresar por un conducto que les mostraré debajo. Al llegar a este conducto si les falta el aire solo tienen que ver arriba y acercarse a la luz ahí encontraran oxigeno. Pero no se preocupen pues todo esta cerca. Solo es una medida de seguridad adicional"

Daniel empezó a hundirse en la piscina y a dirigirse hacia la parte honda Marieta me soltó de las manos y tomó las de Estephanie invitándola a seguirla. Cuando ambas estuvieron ya dentro del agua hice lo mismo con Michelle.

Ambas buceaban bien aunque estuvieron un poco temerosas de lo que estaba pasando pues era la primera vez que lo hacían de esa manera tan rara. Al llegar a la puerta del conducto vimos como Marieta y su compañera de nado avanzaban hacia su destino. Daniel se veía muy adelante. Michelle me tomó de las manos y me señaló arriba. Supuse que quería un poco de oxigeno así que subimos los tres metros. Habían unas escaleras a cada tramo para el efecto pero ella no tuvo necesidad de usarlas. Al llegar Michelle me dijo que estaba intrigada en lo que encontraría ahí y que quería saber cómo y qué era. Vió que el aire era introducido mediante presión a ese sector y que las luces estaban empotradas a todo lo largo del recorrido. Había además un teléfono de emergencia y un pulsor de alarma que no originarían carga eléctrica en caso del contacto con el agua; mas adelante había dos cámaras que eran parte del CCTV de la casa. Michelle viendo todo eso sonrió y me hizo señas para continuar. Nos impulsamos hacia abajo y seguimos el sendero de luz que nos llevaba a lo que queríamos enseñarles. Al llegar, Daniel le dio la mano para que pudiera salir del agua haciendo lo propio conmigo posteriormente.

Michelle se quedó viendo la habitación que se le presentaba. Estephanie seguía en su recorrido y había decidido usar la ducha a invitación de Marieta y ponerse luego una bata que teníamos para casos similares. Michelle luego haría lo mismo así como todos nosotros.

Mientras veían el lugar la conversación se dirigió a la inseguridad que tenían los empresarios en todo el mundo originada por lo sucedido el 11 SET en USA. Poco a poco esta quedó de lado para intercambiar experiencias de todo tipo y luego hablar de nosotros. Ya el diálogo se había puesto mas familiar y las dudas quedaron de lado dejando salir todo lo que había de hermoso en cada uno. El vino ahí servido, el caviar y piqueos especiales que teníamos hacían su efecto y sacudían todos nuestros instintos.

Fue Michelle la que dijo con picaresca sonrisa:

"Es hermoso todo esto Daniel. Es más de lo que quiero; pero da por firmado ese contrato. Esta habitación debajo de la tierra es genial. Supongo que podremos bañarnos desnudos sin que nadie nos perturbe"

E inmediatamente se quitó la bata que tenía puesta mientras comíamos algo y se desnudó ante nuestros ojos. Nos quedamos viendo como esa magnifica figura se introducía escalón por escalón en las aguas tibias de la pileta. Ya dentro con una mano nos invitó a seguir sus pasos. Estephanie fue la primera en seguirla. Nosotros tres, Marieta, yo y Daniel nos acercamos y nos abrazamos mirándonos. Como diciendo que lo que estaba por venir sería enormemente bello. Daniel retiró mi bata y Marieta procedió a retirarme mi ropa de baño. Una a una caían las dos piezas en el alfombrado suelo. Ambas invitadas estuvieron mirándonos mientras nuestra pequeña ceremonia de amor continuaba. Ya desnuda bese a ambos, mis adorados, en los labios y me introduje en la pileta. Marieta y Daniel procedieron luego a quitarse uno al otro las batas y ropas de baño que los cubrían. Marieta abrazo a Daniel y lo besó con deleite en los labios tomándolo de la mano y bajando ambos a nuestro encuentro. Me acerqué a Michelle y le dije:

"Ahora si. Estamos todos juntos y prestos a disfrutar tanto como deseen".

La miré a los ojos y supe que ese deseo era el de todos en esos momentos. Daniel se aproximó detrás mió y me tomó de la cintura. Sentí como ese miembro suyo había crecido en toda su majestuoso tamaño. Mi cuerpo se sacudió y mi piel se erizó. Michelle y Estephanie notaron en seguida mi reacción. Sonrieron y se aproximaron a nosotros. Marieta se pegó detrás de nuestro adorado recostando su cabecita en su espalda y acariciando con una mano su pecho y con la otra tomando uno de mis senos. Yo baje mis brazos y extendiéndolos hacia atrás acaricié los glúteos de mi amado mientras el besaba con delicadeza mi cuello diciéndome quedamente:

"Cómo las amo. Son mi vida."

Michelle viendo lo que le presentábamos a sus ojos se acercó tomada de la mano con Estephanie y unieron sus cuerpos a los nuestros una a cada lado.... rodeando a Daniel y sintiendo sus latidos, su calor, su ternura, su pasión.....

Marieta fue la primera en retirar sus manos de el y tomar las de Michelle acercándola hacia sí y besándola en los labios. Ese beso fue maravilloso para todos. Daniel, sin alejarse de mí, estiró su mano hacia Estephanie y la atrajo más. Mi cuerpo giró acercando mi rostro a su pecho y besándolo con pasión mientras Dan besaba los labios de nuestra huésped. Estephanie se quedó con los brazos caídos....dejándose llevar por el momento y por la dulzura de aquellos besos. El agua estaba tibia, graduada a 27 grados, según nuestro gusto. La atmósfera empezó a cargarse de nuestros pensamientos y a crear un ambiente estimulante. Marieta y Michelle fueron las primeras en zambullirse en las tibias aguas y retozar en ellas tomadas de la mano. sus cuerpos se unieron a la vista de todos nosotros mientras que sus labios sucumbían en un beso ardiente. Las aguas parecieron entibiarse más. Poco a poco emergieron con deleite y tomadas de la mano se dirigieron al dormitorio. Marieta tomó una de las toallas e inicio el casi rito sagrado de secar a Michelle. El cuerpo de nuestra huésped vibraba a cada instante. Sus ojos se cerraron acariciando el cabello de Marieta que se había arrodillado para secar, con sus labios, ese exquisito vientre que se le presentaba a sus ojos. Michelle emitió un gemido al sentir esos labios en ella. Marieta bajo la toalla envolviendo una de sus piernas con ella procediendo luego a darle masajes y secado al mismo tiempo. Las piernas se abrieron para facilitar la acción dejando entrever un muy bien cortado pelo vaginal. Marieta acercó sus labios disfrutando de ese maravilloso manjar.... sólo fue un beso.... pero sacudió a nuestra invitada hasta los límites. Se puso de pie y tomándola de la mano la llevó a la cama echándola con suavidad. Se arrodilló en el borde mientras sus manos con experiencia abrían para su placer aquellas hermosas piernas en búsqueda de ese manjar. Michelle gimió con el primer beso. El segundo y los demás que se sucedieron la llevaron al paraíso de las delicias. Sus ojos ya no veían. Cada célula de su cuerpo inició un complejo ritmo que la inducía a deleitarse con cada orgasmo que sentía. Gemidos iniciales que se transformaron en susurros y luego en

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh....... en,

"que delicia.................siguueeeeeeeeeeeeeeee amor porfa................que ricooooooooooooooooooo".

Ambas se confundieron en un abrazo luego y sus cuerpos iniciaron el proceso de unión. Sus labios se unían, sus manos se acariciaban. Esos dedos parecían buscar las profundidades de sus partes mas intimas para su complacencia.

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh. Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh. Que placeeeeeeeeeeeeeeeeeerrrrrrrr.”

Gemidos, llanto de Michelle....deleite. Mientras Marieta giraba su cuerpo para brindarle lo suyo a Michelle. Esta, veía lo que le estaba ofreciendo. Poco a poco acercó su rostro a esa vagina llena de sabores. Al besarla sintió en ella misma el beso de Marieta. Ambas jugaban ahora. Ambas buscaron su placer........

Mientras tanto Estephanie sólo atinaba a observar. Su cuerpo estaba totalmente entregado a los placeres de su jefa. Supimos luego que la veía hermosa y que hubiera deseado hacerle eso que Marieta le hacía desde hace muchísimo. Sus ojos no dejaban de apreciar ese espectáculo que nos ofrecían. Su cuerpo se erizaba con cada gemido que oía. No se percató al principio que Daniel y yo luego de besarnos y acariciar nuestros rostros procedimos a acariciarla a ella. Primero fueron sus brazos. Cada uno de nosotros levantó un brazo para besarlo con delicadeza y pasión. Estephanie estaba dedicada de lleno a su amiga y jefa..... Nuestras manos acariciaron su espalda bajando suavemente hasta llegar a sus formados glúteos. Los masajes lograron que Estephanie reaccionara. Emitió un gemido de placer pero sin dejar de mirar a Michelle. Poco a poco procedimos a acercarla más a la pareja de amantes que continuaba brindándole el mayor espectáculo que hubiera visto. Subimos las gradas y la acercamos un poco más. Daniel me facilitó una toalla. Procedimos a secarla.... lentamente. Sus ojos se cerraron. Quizá recordando lo que hubiera visto cuando se lo hicieron a su jefa o quizá esperando sentir lo que deseaba sentir. Mis manos y las de mi amado Daniel secaron cada centímetro de ese bello cuerpo. Me deleité secándole sus partes íntimas presionando un poco más para que sintiera mi placer. Daniel abrió su cullito e introdujo el paño por ahí. Un gemido hizo que nuestras precursoras del placer dirigieran su mirada hacia nosotros, sonrieran luego de ver que Estephanie iniciaba su gozo y se dedicaran de lleno a los del suyo propio.

Estephanie empezó a vibrar de emoción. Daniel estampó un beso en ese sabroso culito y jugó con su lengua mientras yo hacía lo propio con su rica vagina, Las piernas de nuestro manjar estaban abiertas lo suficiente para ello pero no tanto como para darle el placer que buscábamos darle. Así que la tomamos de la mano y la llevamos a un chaise-longe (especie de sofá sin respaldar) que ahí tenemos. Recostamos su cuerpo en él procediendo a besar entre ambos cada una de sus células. Nuestras lenguas jugaban deleitándose en cada centímetro que encontraban. Daniel y yo en un momento nos dimos un beso riquísimo y saboreamos los labios de Estephanie al mismo tiempo. Tres lenguas buscaron saciar su apetito al mismo instante mientras nuestras manos revoloteaban suavemente en esos parajes de placer. Encontramos el clítoris y lo masajeamos con deleite mientras nuestras lenguas jugaban todas en una. Daniel se retiró de su lugar procediendo a jalar un poco a Estephanie hacia el lado sin respaldar. Subió las piernas de esta sobre sus hombros. Se arrodilló. Abrió las piernas con ambas manos e introdujo lo más que pudo su cara entre ellas. El gemido fue largo y placentero.

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.”

Daniel introdujo su lengua y comenzó un mete y saca dentro de ella jugando al mismo tiempo con ese clítoris deseoso de ser chupado. Poco a poco ese pedazo de carne iba creciendo. En un momento dado Daniel lo puso entre sus labios y empezó a chuparlo al mismo tiempo que su lengua disfrutaba de sus exquisiteces. Gemidos.

“OHhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”.

Placer total que le hizo venir varias veces. Mis labios se juntaron en los de Estephanie como deseando hacerme cómplice de esos placeres salvajes. Nuestras lenguas y manos hicieron lo suyo. Nuestras caricias buscaban mas placer.

Marieta succionaba ese clítoris con afán, deleite, placer sintiendo los gemidos de su pareja. Sintiendo como sus manos acariciaban su culito e iniciaban el proceso de introducción de un dedo lentamente. Michelle sentía como su cuerpo reaccionaba. Deseaba más.

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh. Qué placer”.

Sentía como esa lengua se introducía dentro de ella y jugaba con su clítoris. Hizo lo propio con el de Marieta sintiendo la reacción inmediata.

“Ricooooooooooooooooooo. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh.”

Cada una con sus gemidos. Cada una con el placer al máximo, entregadas totalmente una a la otra. Los dedos de ambas encontraron los culitos dispuestos. Dos de ellos hurgaban en los respectivos huequitos. Más placer. Más succión. Más Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh de todos en el lugar. Los orgasmos llegaban seguidos en Marieta. Michelle bebía, bebía.... ese néctar delicioso que se le ofrecía a sus labios.

“Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”.

Deleite. Marieta sentía como su amiga le entregaba todo también. Sus dedos se movían con agilidad y rapidez. Introducía y sacaba......Mete saca..... Mete saca.......mete saca......... Y la explosión vino en ambas juntas......

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh. OhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhAhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”

Los cuerpos reaccionaron con violencia haciendo elevar sus caderas como deseando que esas lenguas se metieran hasta el fondo de sus centros de placer.

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.”

Luego....... el relax total. El cansancio sublime. La respiración agitada...los ojos idos...... la mente pensando solo en el momento más delicioso de Michelle. Marieta acariciaba sus glúteos, bajó sus manos a los senos de su amiga..... De momento en momento esa lengua juguetona le transmitía más deleite sintiendo como arqueaba todo su cuerpo. Descanso. Reposo, Relajamiento increíble. Ambas mujeres se voltearon boca arriba en la cama sin dejar de sentir con sus manos el cuerpo de la otra. Marieta levantó su cuerpo y acercó sus labios a los de Michelle. Está respondió totalmente. Se fundieron en ese beso, Se abrazaron. Sus ojos se encontraron y se miraron como diciéndose muchas cosas. Un Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh se sintió en el recinto. Voltearon ambas su vista y vieron a Daniel......

Este había ocupado el lugar de Estephanie. Se encontraba echado en el chaise-longe. Su cuerpo boca arriba y sus piernas colgando a sus lados. Vieron como se presentaba airoso su miembro. Totalmente erecto, sabroso, dirigiéndose al cielo sin límites.....Yo (Maria Jesús) tomé de las caderas a Estephanie y dirigí su cuerpo ubicándolo encima de ese maravilloso miembro de mi amado. Tuve que hacer alarde de maromas y equilibrio para que poco a poco se introdujera en ese agujero delicioso que deseaba ya ser poseído. Estephanie sintió como se metía poco a poco. Deseaba más y soltó su cuerpo dejándolo caer encima de aquella ricura de pene. Sintió el shock inmediatamente.....

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”.

Elevó sus manos encima de su cabeza y empezó a moverse rítmicamente de adelante hacia atrás. Daniel la miraba con placer. Vi como esos ojitos de Estephanie brillaban sin control, cómo se acariciaba sus senos como deseando sentir más deleite. Me acerqué a ellos y los saboreé con unos mordiscos. Uno a uno aquellos senos se introducían en mi boca. Su cadera bailaba al son de mis caricias. El mete saca era increíble. Daniel me miró. Me llamaba con esa mirada. Quería sentirme..... Quería sentirlo. Me monté encima de él dándole la cara a nuestra invitada. Mi vagina y culito los puse casi encima de sus labios. Tomé el rostro a Estephanie y la besé acariciándole sus senos. Mientras ella se movía con todo ese miembro dentro y sentía mis besos y caricias Daniel inicio sus besos en mi conchita. Gemí

“Hummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.”

La lengua de mi Daniel se metía hasta el fondo. Una pierna mía estaba apoyada en el chaise-longe como dándole espacio a esa lengua para jugar a su antojo. La visión que tenia mi amado debió ser soberbia para el. Mis dos huequitos estaban buscándolo y el correspondía con sus caricias. Sentí sus manos en mis glúteos dirigiéndome a su antojo. Su verga entraba y salía de Estephanie mientras yo me deleitaba con sus labios y senos. Los gritos de las dos no se hicieron esperar.

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj. Hummmmmmmmmmmm. Ohhhhhhhhhhhhhhhhh. Que placer”

Estephanie puso sus ojos en blanco mientras sentía como sus jugos salían a borbotones. Yo noté como los míos inundaban el rostro de mi amado y como este bebía todo lo que le daba. Mi culito en ese momento recibía los dedos de Daniel. Movía mis músculos inguinales y vaginales como deseando decirle que estaba delicioso....que quería más. De pronto sentí como otras manos me tomaban de los senos. Como otros labios jugaban con mi espalda. Besé profundamente a Estephanie y me entregué al placer de mi Daniel totalmente. Abrimos los ojos y vimos como Marieta me miraba con dulzura; como Michelle veía a su asistente con placer y deleite. Lentamente me retiraron de encima de Daniel y....lentamente hicimos lo propio con Estephanie.

Los cinco fuimos a la cama y nos acomodamos ahí. Nuestros cuerpos buscaban el cuerpo de todos....nuestras caricias se hacían a ojos cerrados deleitándonos con cada una de ellas. En un momento dado Michelle tomo el miembro de Daniel en sus manos lo sentía recobrarse y procedió a acelerar el proceso. Se echó boca abajo y succionó de un solo golpe el tremendo miembro. Nosotras lo vimos y nos acercamos de la misma manera. Cuatro cabezas de golosas mujeres tenían a su disposición aquel sabroso bocado. Una a una lo saboreó metiéndoselo a la boca en su totalidad. Pasaron los minutos y dejo de crecer para engordar mucho más.

“Ahhh OhhhhhhAjjjjjjjjjj Delicioso manjar.”

Nos veíamos unas a otras mientras lo hacíamos. Los ojos de la afortunada se cerraban al hacerlo mientras que las otras acariciábamos su cabeza. De pronto, estando en "el turno" Estephanie, ese miembro inicio su proceso de entregar todo de si...... Todas nos acercamos juntando nuestras caras casi encima de los chorros que salían.

“Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”, de Daniel.

“Ricooooooooooooooooooooooooooo", de todas nosotras.

En ese momento nos dimos cuenta de que mi amado no había estado inmóvil en ese banquete. Fue tan delicioso que Michelle y Estephanie no se percataron de que dos dedos de cada mano de Daniel estaban dos dentro de mi conchita y dos dentro de la de mi Marieta. y que había introducido el dedo gordo de cada pie en las conchitas de Michelle y Estephanie haciéndolas gozar con sus giros y movimientos mientras le chupaban su verga.

Luego de ese "reloj cucu" (así le llamamos) nuestros cuerpos deseaban un buen descanso. Nos relajamos en la cama mientras Daniel se levantó a servirnos unos vasos con vino. Conversamos una hora más antes de que Marieta invitara a nuestras amigas a seguirla a la casa para bañarse, cambiarse y prepararles algo de comer. Cuando las tomó de las manos las condujo lentamente a la pileta de salida. Volteó su rostro y sonriendo se despidió de nosotros hasta mas tarde, diciendo:

“No se demoren, eh. No sean muy traviesos.” Y las introdujo a ambas en las tibias aguas buceando hacia la salida contraria.

Tomé de las manos a mi amado y coloque mi rostro encima de su pecho. Sentía todo su amor y le quise transmitir el mío. Mi Daniel estaba como siempre radiante. Besé sus labios diciéndole cuánto lo quería. Abracé su cuerpo y me sentí en las nubes cuando éste reaccionó besando el mió. No dejó de besar un centímetro de él. Me entregué a mi amado. Su miembro buscó conchita y la encontró. Me senté encima de él como deseando que encontrara todo mi ser. Todo ese maravilloso miembro se introdujo en mí. Inicié un movimiento en círculos subiendo y bajando al mismo tiempo mis caderas. Sabía que eso le gustaba mucho. Me complacía hacerlo. Ahhhhhhhh que bellos ojos amado mió. Bajé mi rostro y lo besé en los labios. Sus brazos me enroscaron toda. Giró rápidamente su cuerpo y me colocó debajo de él, elegante y tiernamente. Su peso hizo el milagro de hacerme venir otra vez.....y otra......y otra.......

“AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH que placer amado mío”.

Sentía como nuevamente le daba a raudales los néctares que quería. De pronto sentí como presionó su cuerpo al mío abrazándome fuertemente. Los chorros de esperma que salieron de el eran interminables.

“Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh Que deleite mi amor”.

Totalmente llena me encontraba, de placer y felicidad. Nuestros besos se hacían cada vez mas largos. Reposó su cuerpo en mí. Se relajó junto a mí. Nos miramos. Nos dijimos lo más lindo que ser humano puede decirle a su pareja: “TE AMO”. Tomé su rostro y lo besé.

Pasaron unos veinte minutos antes de decidir meternos en la ducha y volver a la casa con nuestra Marieta y amigas. Llegamos y nos esperaban con sonrisas, bromas y batas de seda. Marieta había dispuesto a la servidumbre para que preparara todo para la cena.

Esa noche fue especial. Hicimos dos nuevas amigas. Cuando se fueron nos dimos cuenta de las miradas entre ellas. Y ellas se dieron cuenta de que habían encontrado en nosotros unos amigos de verdad. Nosotros nos retiramos a ver a Junior. Estaba con su ama, una francesa de talle alto, cabello negro, curvas de amazona…bellísima. La llaman Xena, por su parecido al personaje de Lucy Lawless. Pero eso es otra historia…. Veré de narrársela en algún momento si es de su interés.

María Jesús



Llama al
803 401 564



< << Volver
  

(c) Copyright 2005 www.sexo-por-telefono.com | Todos los derechos reservados