Bellezas
Chicas 18+
Mujercitas
Mujeres 25+
Quiero papi
Estudiantes
Maduras 40+
Amas de casa
Abuelas
Viejas
Sexo 30 Seg.
Corridas
Numero rapido
Mamadas
Masturbaciones
Anal
Transexuales
Gay
Lesbianas
Chicas bisex
Negras
Asiaticas
1001 noche
Rusas
Modelos
Guarras
Enfermera
Sauna
Playa
Strip
Doctor
Maestra
Embarazada
Peludas
Tetonas
Gordas
Chocho caliente
Hardcore
Pechugona
A la española
Gemito
Rasuradas
Secretos
Chica gim
Ligueros
Amateur
Contactos Gay
Flirteo
Infieles
Domina
Fetiches
Meadas
Sadomaso
Bizarro
Culo roto
Latex
Extremo
Fisting
Esclava
Ninfomanas
Lenceria
La Vecina
Orgias
Vouyeur
Servicio completo
Contactos Madrid
Contactos Barcelona
Contactos Valencia
Contactos Malaga
Contactos Murcia
Contactos Zaragoza
Contactos Sevilla
Contactos Canarias
Contactos Bilbao
*Servicios prestados Sinergyne Global Communications SL, Apartado de correos 167, 17001 Girona. Le informamos que el precio máximo de la llamada es de 1.21 euros minuto desde red fija y de 1.57 euros minuto desde red movil, impuestos incluidos. Servicio para mayores de 18 años.
el vello de mis vecinas

Esto que me sucedió es real. Creo que fue lo que inicio mi fetiche, bordeaba yo los 28 años cuando, me fui a vivir a una casa donde vivía una mujer de unos cuarenta años, con su hija que para aquel tiempo tenia 20 años, ellas vivían solas, la madre trabajaba y la hija hacia los oficios de la casa, Martha que así se llama la señora tenia unas tetas grades que calculaba yo medirían 150 cm. Su cintura no era muy ancha pero si sus caderas, hasta ese momento mi debilidad era las mujeres de tetas grades, por eso desde el primer día que la vi. me enamore de ver semejantes tetas y me imaginaba manoseándoselas.

Desde que la vi. quise ser muy amistoso con ella, no perdía oportunidad para hacerle la charla, coincidíamos en algunos gustos como escuchar rancheras, cierto día subí a la terraza de la casa para lavar una ropa mía, pero ella estaba lavando como no había sino un lavadero, me quede conversando con ella, tenia falda, una falda que le daba un poco mas arriba de las rodillas, era el primer día que la veía en falda siempre la había visto en pantalón, cuando se agachaba para restregar la ropa su falda se subía un poco mas, sus piernas eran gruesas y firmes, ella es de contextura gruesa pero no es obesa, observe que las cubría gran cantidad de vello, en ese momento me imagine que esa era la razón para usar siempre pantalón, los estereotipos actuales obligan a las mujeres a estar completamente rasuradas así les duela o les incomode.

Tenia puesta una blusa sin mangas que apenas le llegaba a la cintura, hablando con ella yo iba dándole la vuelta al lavadero mirándola de arriba abajo y ella ni se daba por enterada, cuando restregaba la ropa sus tetas se sacudían en todas direcciones, tal era mi emoción, que para evitar desmayarme me hacia por detrás para dejar de mirarlas y me encontraba con semejante culo y sus pierna, en el momento de colgar una ropa yo me hice delante de ella para ayudarle pues las cuerdas era bastante altas y quería buscar cualquier roce con sus tetas, me quede mirando su blusa que parecía que en cualquier momento fuera a estallar pero eso nunca sucede hay uno maldice que la ropa salga tan buena, cuando ella quiso levantar su cuerpo para poder colgar la ropa su blusa se subió mas arriba del ombligo y pude ver una carretera de pelos que subían hasta su ombligo, en un segundo pensé, si así son las piernas y el ombligo como tendrá la chocha, pero cual seria mi sorpresa cuando miro hacia las cuerdas y veo que en sus axilas tenia un pelambre que yo jamas sabia visto en mi vida, sus axilas estaban recubiertas de un pelo tupido largo y oscuro se notaba que jamás se había rasurado, no se porque esa escena me hizo estremecer, pues nunca me había fijado en esas cosas.

Desde ese momento quede obsesionado con la velludes de esa mujer y esa tarde no hice mas que admirarla y pasar saliva observando sus piernas sus tetas y sus axilas.

Toda la semana me la pase pensando en mi vecina y esperando que llegara el sábado para verla en ropa ligera, entre semana era imposible verle algo.

Obviamente lo único que podía observar eran sus tetas y su culo, me la pase toda la semana planeando como hacer para invitarla a salir el fin de semana y masturbándome espiándola por la ventana de mi cuarto cuando la veía pasar.

Ese sábado casi no puedo trabajar pensando en irme para la casa a ver a mi vecina, debo contarles que si bien la relación amistosa con Martha era buena, con su hija escasamente el saludo, una chica muy seria con migo a veces me quedaba pensando que se me notaba que botaba la baba por la mama.

Al llegar esa tarde a la casa lo primero que hice fue sacar ropa sucia para lavar y efectivamente Martha ya estaba lavando, cuan fue mi sorpresa cundo llego a la terraza y veo que Martha esta cubierta de pies a cabeza, no le podía ver nada, llevaba una falda que le llegaba hasta los tobillos, un buzo de manga larga, mi decepción fue tan grande que lo único que me consolaba era pensar que me aceptara salir esa noche, igual que la vez anterior me dedique a conversar con ella mientras lavaba, sin dejar de pensar que lo que me obsesionaba estaba completamente oculto, ella de vez en cuando me pedía que le subiera las mangas del buzo, pues cuando restregaba se le bajaba y se mojaba, esto lo hice como tres veces, cuando se me ocurrió decirle algo,

Martica porque estas lavando con esa ropa tan incomoda, ese buzo no te deja realizar tu trabajo tranquila y esa falda casi no te deja caminar?

Si lose pero es que hay cosas que no quiero que me veas.

Como así no entiendo de que me hablas.

Bueno te voy a decir, como tu bien sabes casi todas las mujeres por estas épocas andan bien afeitadas y yo la verdad soy enemiga de esas cosas nunca me ha gustado afeitarme, desafortunadamente soy muy velluda y me da pena que me veas así, ahora las mujeres no se dejan pelos ni en la cuca.

Pero que estas diciendo si las mujeres al natural son mas hermosas.

Te equivocas a ningún hombre le gusta una mujer así, yo me divorcie hace 10 años porque mi esposo me quiso obligar a afeitarme y yo nunca quise.

Martica estas muy equivocada, cuando yo te vi. el otro día me pareciste la mujer mas sexy, tu con los atributos que tienes no deberías ocultarlos, por lo menos en la casa, a mi me encantan, nunca había visto una mujer con las piernas y las axilas tan velludas me parase excitante.

No me gusta que te burles de mi, no puede existir alguien en el mundo que unas axilas peludas lo exciten eso no tiene sentido.

Mira Martica te voy a contar, en el mundo existe cualquier cantidad de cosas inimaginables que a los humanos nos excitan, hay gente que le gusta lamer y oler pies.

No telo puedo creer, eso no me gusta. Claro a ti no te gusta pero a otras personas si, a otros les gusta lamer calzones mas si tienen flujo.

Pero eso es sucio.

Depende como vea uno las cosas, lo que para uno es sucio para el que le gusta es muy natural, a otras personas les gusta que se les orinen en la cara, que los golpeen, cuando quieras entramos a Internet y te muestro la cantidad de cosas que uno ni se imagina, hay personas que les gusta hasta tener relaciones con sus propios hijos.

Bueno de eso si había yo escuchado algo de relaciones entre padres he hijos.

Como te puedes dar cuenta hay para todos los gustos, por lo menos a mi me encantan tus piernas y axilas.

Seguro que no es por hacerme sentir bien?

Claro que no, me encantaría verte con ropa más cómoda que se noten tus atributos.

Para que sepas yo tengo ropa bien pequeñita pero esa solo me la pongo en mi cuarto.

Hasta este momento de la conversación yo ya tenía la verga a punto de reventar y creo que ella se dio cuenta.

Pues deberías ponértela, en la casa solo estamos tu, tu hija y yo, así que no debes preocuparte por nada.

Lo que pasa es que mi hija se pone muy brava si salgo de la alcoba así, es muy celosa.

Hablando de tu hija ella es muy seria con migo.

No te preocupes ellas es así pero cuando entren en confianza se van a caer muy bien.

Bueno Martica, por favor colócate lo mas pequeño que tengas, recuerda que aquí tienes un admirador, que yo también me boy a colocar una pantaloneta.

Juntos bajamos a cambiarnos yo necesitaba colocarme algo mas cómodo con el pantalón me estaba lastimando la verga, de la excitación me creía el hombre mas vergon del mundo, debo aclarar que no es así, tengo un tamaño normal, tal era mi excitación que solo colocándome la pantaloneta me derrame , se mancho y me toco conseguir otra, afortunadamente tengo varias, me cambie y subí a la terraza ansioso de ver a Martha, en tiempo real después que yo llegue a la terraza ella se demoro como cinco minutos, pero para mi fue una eternidad, me la imaginaba peleando con la hija y que llegaría con la misma ropa que había bajado.

Al cabo de unos minutos escucho pasos en la escalera, me imagino mil formas de verla vestida, cuando la veo subir, realmente la ropa le quedaba bien pequeñita, creo que el tamaño de la ropa era normar pero con ese culo y esas tetas cualquier prenda se pierde.

Llego con un top que casi solo cubría sus pezones, ya que por el tamaño de sus tetas, se querían salir por todos lados y un cachetero que por la parte de atrás se perdía entre sus dos nalgotas y por la parte de adelante lo traía bien metido entre la raja, lo que yo veía supero todas mis expectativas, me imagine que traería ropa similar a la de la otra vez pero no creía lo que veía, esto lo había superado todo.

Ella me miro un segundo y se fue hacía el lavadero como si nada, comenzó a lavar la ropa yo estaba idiotizado, admirándola milímetro a milímetro, cuando ella rompió el silencio.

Si te gusta mi ropa?

Claclaclaro que si, definitivamente eres una mujer espectacular.

Así me gusta vestirme cuando estoy en mi cuarto, como a ti no te molesta como soy ahora puedo andar mas tranquila.

Ya entrados en confianza, ella lavaba mas desinhibida de vez encunado se le salía una teta de lo cual yo medio veía antes que se la guardara que tenia unos pezones inmensos y negros, cuando tendía la ropa por los lados del calzón asomaba una mata de pelo en la entrepierna, yo creo que mi erección era notoria hasta de espaldas, deseaba salir corriendo a masturbarme pero no quería perder detalle, ahora si podía ver sus hermosas axilas recubiertas de pelo, tenia vellos hasta el final de la espalda, el vello de las piernas se perdía hasta las nalgas, nunca creí que una mujer tan velluda me llegara a gustar,

Después de tanto conversar me decidí invitarla a salir a tomarnos unos tragos, a lo cual me dijo que no, que si deseaba estar con ella que comprara el trago y ella me invitaba a su apartamento, esto me pareció mejor de lo que yo pensaba ya que podría hacer amistad con la hija, nos despedimos y quedamos de vernos a las dos horas.

Cuando llegue con las cervezas, Marta había contado que le encantaba la cerveza, la que me abrió fue su hija, ella me saludo amablemente lo cual me sorprendió.

Hola Carlos como estas sigue por favor

Hola teresa tu mama esta?

Si esta en su cuarto sigue.

Teresa era igual de interesante a su madre media 170 cm. Aprox. Tetas grandes y caderas anchas aunque no tanto como su madre, solo hasta ese instante se me ocurrió pensar si Teresa seria igual de peluda a su madre.

Llego Martha y me invito a sentarme en el sofá, mira Martha te traje la cerveza.

Huuy pero trajiste como para beber toda la noche.

Discúlpame pero no quise pecar de tacaño.

No te preocupes es por molestar a mi hija también le gusta tomarse sus cervezas, cuando se acaben yo compro las otras.

Me senté en el sofá y Martha se sentó al lado mió, traía la misma ropa que tenia cuando lavo la ropa, sentía cierto olor a hembra que me excitaba, nos sentamos de lado para quedar frente a frente y ella estiro un brazo sobre el espaldar, dejando a la vista sus peludas axilas, parecía que había pasado de no dejarse ver a exhibirse con migo.

Conversamos de muchas cosas como a la hora de estar con Martha llego Teresa a la sala y nos pidió una cerveza, la cual yo le destape de inmediato, por mas de media hora estuvimos contando anécdotas y chistes, hasta que Teresa me dijo que bailáramos, a lo cual dijo Martha que a ellas les encantaba bailar en la casa, como vivían sin ningún hombre bailaban ellas dos, iniciamos a bailar un merengue y me arrime mas de lo que debiera a Teresa, mi verga se quería salir cuando sentí las tetas de Teresa en mi pecho yo la apretaba mas pero a ella no pareció importarle, terminamos de bailar Martha le dijo a Teresa, ponte una ropa mas cómoda que Carlos ya es de confianza, a lo cual teresa asintió con la cabeza y se fue a la habitación de don de había salido su madre.

Saqué a bailar a Martha, la apretaba y después le daba vueltas alzándole los brazos para poder ver sus axilas.

Julio de verdad te gusta verme las axilas sin afeitar?

Por supuesto yo seria capaz hasta de besarlas, si tu me dejas.

Yo no creo que seas capaz.

Sin mediar palabra le alce el brazo y metí mi nariz en su axila, ese matorral de pelos y el sudor que tenia me inspiraron para pasar mi lengua, sentí su olor a hembra y eso me excito mucho mas, yo no sabia hasta donde podría llegar ya que era la primera vez que hacia este tipo de cosas.

Martha se soltó a reír y me dijo, no creí que fueras capaz de hacerlo, pero me gusto, yo tengo otras partes donde tengo más vello que mis axilas y seguía riendo.

Entro Teresa y pregunto de que se reía Martha, traía una minifalda que apenas le cubría el culo, como es culona, cuando se sentaba no parecía que llevara minifalda sino un cinturón, su blusa era bien escotada le resaltaba su escote y no tenia mangas, cuando la vi. lo primero que pensé fue mirar sus axilas, Martha le contó riéndose que yo le había pasado la lengua por las axilas, porque me gustaban las mujeres peludas.

Teresa se quedo mirándome y me dijo a que no eres capas de hacerlo con migo.

Casi no termina de hablar cuando ya estaba yo levantándole los dos brazos, ella había heredado de su madre el pelambre y tampoco se afeitaba parece que era costumbre de familia yo me sentí en el paraíso, por el contrario de Martha, Teresa olía delicioso recién bañada, pero se notaba que al igual que su mama nunca se había afeitado, la observe la olí y le pase la lengua, la boca se me llenaba con tanto pelo, yo nunca me había dado cuenta que a una mujer le pudiera salir tanto pelo en las axilas.

Con todos estos juegos la cerveza y el baile, les rozaba las tetas con la cara, les ponía las manos en las nalgas bailando y no me decía ninguna nada.

Sonó un disco y Teresa saco a bailar a Martha, ellas ya me habían comentado que en ocasiones bailaban solas, lo que no me comentaron es que bailaban como dos enamorados, se apretaban mas que cuando yo bailaba con ellas, esto me éxito a tal punto que aproveche para ir a orinar y me masturbe en el baño mirándolas bailar, mientras bailaban jugaban cogiendose las tetas o dándose palmadas en el culo, en un momento se dieron un beso corto en la boca, yo no podía creer lo que veía , hasta llegue a pensar que estaba borracho.

Esto me impulso para comenzar a tocarles las tetas mas descaradamente, pero ellas no hacían sino reírse y decidí ir con todo.

Bailando con Martha le saque el top que traía y quedo con las tetas al aire, que tetas tan grandes, sus pezones eran inmensos y oscuros, teresa hizo lo mismo se quito la blusa y el brasier, sus tetas eran muy parecidas a las de Martha aunque mas pequeñas y se paro detrás de Martha le acariciaba las tetas y le bajaba la mano por entre los calzones, cuando termino el disco Martha me tenia tomado de la verga me tiro sobre el sofá y comenzó a mamarme la verga, Teresa se encargo de bajarle los calzones a Martha y se quito los de ella, que chocha tan peluda tiene, no séle podía ver la raja, solo se veía un enjambre de pelo.

Teresa se sube sobre el sofá y se sienta en mi cara, su chocha esta completamente mojada, con las dos mano comienzo a abrir el pelambre para poder meterle la lengua, en ese momento a causa de los movimientos de la boca de Martha me derramo en su boca pero ella no se saca la verga se trago todo el liquido, igual yo hacia con lo que me escurría de la vagina de teresa.

Era tal el grado de excitación que a pesar de haber eyaculado mi verga seguía como desde el comienzo, completa mente dura.

Teresa termino en mi cara, nos acostamos en la alfombra con Martha para hacer el 69, yo en la parte de arriba, mientras teresa me pasabaq la lengua por el culo y eso me excitaba mas, Martha decidió que quería sentir mi verga en su culo, Teresa trajo un poco de aceite y sélo unto a Martha en el culo, Martha se puso en cuatro y Teresa se le metió por debajo, comencé a introducírselo poco a poco, al comienzo su culo me quería negar la entrada, pero por efecto del aceite se rindió, le introducía la verga hasta donde mas podía, de vez en cuando la sacaba para que teresa la limpiara con su lengua, mientras yo hacia eso Martha chupaba el clítoris de su hija hasta que le proboco un orgasmo descomunal, yo termine dejando la mitad de semen en el culo de Martha y la otra mitad en la boca de Teresa, al cabo de unos segundos Martha termino en la cara de teresa…..

A partir de ese día, me dedique a mirar en la calle alas mujeres, las que se rasuran y las que no lo hacen, si se afeitan las piernas, las axilas, en esta época las mujeres que no se afeiten las axilas son muy difíciles de conseguir talvez por eso se convirtió en mi obsesión, admirar a las mujeres velludas sobretodo que no se afeiten las axilas.

Me gustaría que me escribieran si quieren conocer mis otras experiencias y conocer chicos y chicas, que gusten de las mujeres al natural.




<< Volver


¿Quieres hacer realidad esta fantasía? Llama al

803 401 564

803 400 765






*Servicios prestados Sinergyne Global Communications SL, Apartado de correos 167, 17001 Girona. Le informamos que el precio maximo de la llamada es de 1.21 euros minuto desde red fija y de 1.57 euros minuto desde red movil, impuestos incluidos. Servicio para mayores de 18 años.

  

(c) Copyright 2005 www.sexo-por-telefono.com | Todos los derechos reservados